Login

INICIO

BÁSICAS

INTERMEDIAS

AVANZADAS

ESTRATÉGICAS

CONTACTO

16. Enfoque financiero empresarial para esta crisis mundial

Capítulo 16

ENFOQUE FINANCIERO EMPRESARIAL PARA ESTA CRISIS MUNDIAL

 

por José Saúl Velásquez Restrepo

Por razones obvias, el ejecutivo financiero debe ser facilitador y soporte objetivo de la empresa para la toma de decisiones en medio de una calamidad  mundial como la que se presenta con tanto sufrimiento, como consecuencia del COVID-19, causante de la crisis del año 2020, cuyo impacto es tan grave que, que sin ninguna duda, podemos afirmar que cambiará muchos patrones de comportamiento humano y como consecuencia tendrá gran impacto en el aspecto económico y consecuentemente en la administración empresarial.

Colombia, recientemente admitido la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico)lo que equivale a  un certificado de calidad de las políticas públicas y le abre puertas a fondos institucionales de inversión; tiene  reconocimiento internacional a su tradicional comportamiento honrado la deuda; mucha estabilidad política; tratados de libre comercio con las principales economías del mundo, lo que le da capacidad para predecir las reglas de juego para las exportaciones y la inversión extranjera; con gran capacidad de generación de energía; tradición de  respeto a la inversión extranjera; inflación muy controlada por un Banco de La República independiente del ejecutivo, como ocurre en los países de economias avanzadas; inmensamente respetuoso de la libertad de prensa y de las distintas opiniones y calificada como país con grado de inversión, debe explotar esas ventajas para impulsar su recuperación económica.

Por ser problema general debemos empezar por aceptar la decisiones de las autoridades gubernamentales, quienes deben decidir basados en la evidencia científica y el consejo de especialistas, para luego pasar a  diagnosticar con gran cuidado el caso particular y tomar todas las decisiones pertinentes enfocando el sector a nivel mundial y ver cómo nos podemos integrar para hacer parte de la solución, recordando siempre que el recurso humano es el más importante y que el primer principio de vida es la salud.

Se debe empezar, conservando la calma y el máximo estado de felicidad que las circunstancias lo permitan,  con un análisis riguroso del efecto de la situación en el flujo de efectivo, el cual se hace por comparación entre la proyección inicial y la resultante, incluyendo las repercusiones por efecto del fenómeno en cuestión y presentándolo con toda la rigidez por crítico que resulte. Con base en este modelo se debe hacer una reunión con todo el equipo ejecutivo, hasta lograr que todos se concienticen con la situación y acepten las cifras.

El modelo, que debe clasificar los egresos de efectivo en: a) fiscales, b) laborales, c) de funcionamiento, d)  proveedores  e) financieros y  f)  dueños;  se convierte en la herramienta básica para reuniones periódicas de control de las decisiones que se tomen orientadas de acuerdo con las directrices de la presidencia.  

Hoy en día, con la hoja electrónica o mediante programación en Excel es muy fácil la parte operativa. La verdadera dificultad se presenta en las premisas para su elaboración y para disciplinar toda la organización y hacerle entender que el flujo de caja es la verdadera medida de la liquidez y que su proyección se convierte en una directriz que exige mucha aplicación para obtener todo el provecho que se puede lograr con su utilización, empezando por el cáculo del costo /día de operación.Las ideas que se aprueben en estas reuniones deben concretarse en términos de cifras proyectadas en el  flujo de fondos, variable que se convierte en el verdadero apoyo de aceptación o rechazo, en la medida que mejore la situación de efectivo hasta encontrar la estrategia que nos permita superar la crisis, la cual se convierte en el objetivo máximo en el corto plazo y nos da bases para empezar a buscar alternativas de recuperación en el mediano y el largo plazo.  

Al presidente de la organización, corresponde ejercer el liderazgo eficaz que lleve a buen puerto la operación de salvamento diseñada por él con todo su equipo ejecutivo, a quienes debe mantener empoderados de acuerdo con su estilo y con control periódico, apoyado por su junta directiva. 

Entre tanto, asumiendo con fé y confianza el plan trazado para la supervivencia - responsabilidad de todo el grupo -  se debe calcular el punto de equilibrio financiero revisado, de acuerdo con el costo de capital (concepto dinámico) resultante de las decisiones tomadas en las alternativas de salvamento.

El ejecutivo financiero debe aprovechar al máximo las ayudas gubernamentales, los bancos con los que opera, las que pueda conseguir con  sus proveedores y con algunos clientes para mejorar el flujo de efectivo, además de todas las decisiones a su alcance con relación a la cartera, los inventarios y demás cuentas del capital de trabajo orientadas a mejorar EL EBITDA (capacidad de generar efectivo).

Pensando en el mediano y largo plazos, además del Tablero de Comando se deben preparar, con  indicadores sectoriales a nivel mundial,   bases de discusión con presidencia para decisiones de mayor alcance como capitalizaciones, escisiones, fusiones, absorciones, compras y hasta la venta de la empresa.

Para estas, la teoría financiera ha desarrollado  modelos como la matriz de crecimiento sectorial, la correlación múltiple, el (proyección del EVA corregido), los métodos de evaluación de proyectos, los costos para la alta gerencia, el modelo holístico de análisis financiero, la valoración del capital intelectual, etc, que sirven de base para la toma de decisiones.

El plan de recuperación debe estructurarse de acuerdo con los nuevos lineamientos, conociendo la capacidad de producción y su nivel de ocupación, teniendo presente las directrices  que regirán las empresas del futuro, buscando estructuras  más simples para reducir a su mínima expresión los costos fijos, facilitar el trabajo doméstico, utilizar los outsourcing en todo lo pertinente a logística de distribución y buscar mecanismos que faciliten el nivel de felicidad de la fuerza laboral.
Para decisiones posteriores al plan de salvamento es recomendable como modelo de evaluación de proyectos, utilizar  los FLUJOS INCREMENTALES DE EFECTIVO, con mucha concentración en las alternativas factibles para incrementar al máximo posible la productividad como estrategia para enfrentar la dura competencia que muy probablemente  se presentará como consecuencia de la coyuntura económica con inflación, causada en parte por la liquidez que obligatoriamente habrá que inyectar en cada país y a nivel mundial.  

Para el caso de las Pymes y medianas industrias es muy recomendable analizar el problema a nivel grupal y en los casos que sea conveniente, utilizar alternativas integrales que suponen operaciones múltiples, usando las Escisiones; Absorciones y Fusiones; la Titularización y en lo que toque, La Fiducia. En estos casos la instituciones gremiales deben ejercer el liderazgo que les corresponde para presentar a los entes gubernamentales verdaderas alternativas de solución, aceptando la gravedad del problema y convirtiéndose en verdaderos motores para  jalonear la recuperación manteniendo presente los cambios que se vislumbran a muy corto plazo en el enfoque de la economía y muy concretamente en la administración de negocios. 



<< Anterior

Copyright © 2020
Josavere