Capítulo 9

APROXIMACIONES A LA CALIDAD PERSONAL


por José Saúl Velásquez Restrepo

INTRODUCCIÓN

Una característica claramente definida en el mundo moderno es el cambio. Puede decirse  que el ser humano que no se adapte, vive en contravía y se expone a una muerte sicológica más temprana que la física.

Al empresario que quiera subsistir no le queda otro camino que la búsqueda constante de mecanismos para el mejoramiento continuo dentro de las normas de sostenibilidad, aceptando la premisa según la cual "La calidad se diseña y se hace".

Partiendo de los muy posibles errores humanos, los empresarios deben orientarse a encontrar la perfección mediante sistemas que permitan la interacción de las personas y los mecanismos utilizados a fin de prevenir cualquier posible desfase con relación a las normas establecidas y facilitar las acciones correctivas pertinentes.

Si  se acepta que "nadie puede dar lo que no tiene", se hace imposible hablar de  mejoramiento continuo y calidad total, si el personal que labora en una empresa no tiene el grado de desarrollo personal que le permita integrarse al equipo de trabajo.

La primera preocupación ha de ser por el desarrollo del recurso humano como aporte para mejorar la calidad de vida, formando personas útiles para la sociedad y por supuesto, productivas a la empresa en particular. Así poco a poco, se va fortaleciendo una cultura empresarial basada en criterios de calidad, teniendo como prioridad el ser humano.

En este orden de ideas, inicialmente  se presentan los principios de vida, marco de referencia para lograr la felicidad del ser, la cual sirve de base para que la gente trabaje alegre, aumentando la productividad y capacidad de innovación a través de lo que los grandes humanistas llaman FLUIR, en contra del término comúnmente utilizado en nuestro medio "LUCHAR".

No existe bendición más grande para el ser humano que el trabajo en condiciones dignas; a través de él encuentra un excelente mecanismo de realización personal y una apreciable oportunidad de servir, "quien no vive para servir, no sirve para vivir".

Una importante decisión  personal consiste en trabajar a gusto, disfrutando de lo que hace, a plena conciencia de la oportunidad que tiene de servir a otros seres en forma directa o indirecta. Quien trabaja así fluye. Al menos, en ese aspecto y en parte el día, es feliz.1

Corresponde al empresario propiciar el ambiente adecuado para que los trabajadores se puedan realizar como personas. A éstas, les toca dar lo mejor de sí en su trabajo para que la eficiencia y la calidad sean óptimas. Esto se puede lograr con base en una vida feliz. ¿Cómo lograrlo?

1. PRINCIPIOS DE VIDA2

Lo importante es buscar la felicidad, el estado natural de una mente sana,  en el interior de uno mismo y no en lo externo; analizando los principios de vida  se aprende que es más fructífero apuntar más al SER que al tener, que ha sido fruto de la sociedad de consumo que hace al hombre esclavo por conseguir bienes a cualquier precio.

A. LA SALUD: base para una vida agradable. Los enfermos sufren y hacen sufrir, además de los altos costos de los servicios necesarios y las amarguras de los familiares y amigos.

El concepto comprende lo material, lo espiritual y lo social, aspectos que interactúan buscando un equilibrio. Para mantener el cuerpo bien3 se necesita una mente sana. El cerebro es un computador de inmensa capacidad, al punto de que según los expertos, la persona que aprende a utilizar siquiera el 10% de su potencial se convierte en genio.

El cerebro tiene dos hemisferios. El izquierdo tiene que ver con todo lo que significa recordar; es como una especie de grabadora que repite cuando se le ordena; es la parte de la memoria, la más desarrollada en el común de la gente, fruto de la educación recibida, que hace mucho énfasis en la repetición.

El hemisferio derecho tiene que ver con lo imaginativo, es decir la creatividad, la iniciativa, la exploración  de lo desconocido. Por ignorancia, esta parte ha sido muy poco trabajada por la humanidad, desperdiciando un excelente mecanismo de crecimiento y perfeccionamiento para conseguir el bienestar.

Mediante la utilización del hemisferio derecho del cerebro, los seres humanos podemos alcanzar objetivos como:

  • Recordar e interpretar los sueños.
  • Programar las jornadas de sueño.
  • Controlar los vicios (licor, drogadicción, etc.)
  • Transformarnos en seres positivos.
  • Controlar el peso.
  • Aprender a tener un cuerpo sano.
  • Crear abundancia.
  • Inventar en todos los campos de la ciencia y tecnología.
  • Desarrollar la intuición.
  • Desarrollar la telepatía.
  • En general, todo lo que tiene que ver con las ciencias exotéricas.

Para aprender a desarrollar la parte derecha el mecanismo es la MEDITACIÓN, que consiste en adentrarse en uno mismo a buscar el reino de DIOS exactamente en donde está.

La sociedad capitalista a través de la publicidad despierta el interés por muchas cosas a veces inútiles, desarrollando la cultura del tener:"Cuanto tienes, cuanto vales" en contra de la enseñanza DIVINA la cual apunta fundamentalmente al SER, bajo la premisa que "todo lo demás llegará por añadidura".

Los velorios y entierros aportan buenos elementos de juicio para entender esa filosofía tan sencilla. Quien muere deja todo lo terreno, lo único que se lleva es su desarrollo espiritual que ha de servir para responder ante la justicia Divina, la única que existe pues la humana está cargada de mal interpretaciones, chanchullos, amenazas, falsedades, etc.

Todo lo que el hombre hace por perfeccionarse como ser humano cultivando la bondad, la tolerancia, la comprensión, la empatía, el respeto, la paciencia, etc. le ayuda a encontrar la PAZ INTERIOR, la auténtica salud.

Una persona  puede engañar a todos los demás, pero jamás podrá engañarse a sí misma; todo lo que vaya contra la paz interior va en contra de la salud, el primer principio de vida.

B. EL AMOR: es la esencia, la razón de ser de la humanidad entera. Quien ama vive en una dimensión superior porque empieza a recibir amor de todos los demás. Debe manifestarse con la naturaleza, cuidando y preservando el medio ambiente, las especies animales, vegetales y minerales. La naturaleza nada pide y todo lo da. Al menos, se debe evitar su destrucción, con prácticas dañinas a la luz de la ley natural.

Los animales responden con grandes muestras de cariño cuando sienten que alguien los ama, como puede observarse con las fieras y su domador; la situación es más notoria con los animales domésticos. Las plantas responden con florescencia y frutos al cariño que perciben; es fácil observarlo. Son temas suficientemente tratados por los especialistas y las personas corrientes lo podemos experimentar con el fin de comprobarlo directamente, abonando, regando y hablándole con amor  a un jardín o cuidando animales.

Vivir la gratificante energía que se recibe abrazando un árbol, caminando descalzo por la grama, especialmente en la madrugada, respirando el aire puro o soportando directamente  el agua que cae de una cascada;  compenetrándose con la luz solar (sin exagerarse); deleitarse mirando la luna y vivir la agradable inspiración que se siente observando cuidadosamente las estrellas; nadar  y observar el mar; caminar por la playa para entender la inmensidad del mundo y tener una prueba contundente de la existencia de Dios, son experiencias muy enriquecedoras que se pueden hacerse muy fácil.

Que tal aprovechar todos los beneficios que proporcionan los minerales a través de prácticas como la bebida moderada de aguas termales y su inmersión en ellas; las mascarillas de lodo en todo el cuerpo; el descanso que se siente al dormir en un cascajero o sentado en una piedra. Los expertos en la materia analizan con amplitud los grandes beneficios que brindan las piedras preciosas, los cristales y los cuarzos.

Para satisfacer la curiosidad que pueda experimentar algún lector, existe amplísima bibliografía sobre las plantas medicinales y su poder curativo, los beneficios de las frutas; los minerales y su efectos benéficos para la humanidad; la influencia de los astros sobre los seres vivientes, etc.

Las reflexiones anteriores sirven para aprender a amar a la naturaleza; preservarla y vivir en armonía con ella como afortunadamente empieza a entenderlo la humanidad y como se nota ya en los programas de gobierno a nivel mundial y de organizaciones como SAM que califica la sostenibilidad a nivel empresarial.

¿Qué decir del amor por nosotros mismo y los demás seres humanos? Son tan pocos los que tenemos cerca, que bien vale la pena aprender a amar y recibir amor.

El que ama no juzga, tolera; acepta a los demás como son; es paciente con las debilidades de los otros; comparte lo bueno cuando lo tiene; ofrece sus servicios en forma espontánea; no se niega cuando sabe que lo necesitan, enseña con cariño; trata de comprender el punto de vista de sus oponente; ora por los demás; trabaja pensando en el beneficio que va a brindar; comparte las penas de los otros sin que lo llamen, etc.

En resumen, recordando las palabras del gran maestro Reinaldo Arroyabe Lopera "Les rebajo los diez mandamientos a dos: primero amar a Dios sobre todas las cosas y segundo amar al prójimo como a ti mismo".

Implica el cuidado de no hacer daño a nadie y el aprovechamiento de cualquier oportunidad para prestar ayuda. En otras palabras, tratar de ser un canal para que el AMOR DE DIOS fluya hacia los demás seres humanos.

C. DAR: todo ser humano tiene alguna o algunas habilidades particulares muy propias en las cuales es superior a los demás, lo que indica que toda persona tiene algo que aportar a las otras. El conocerse a sí mismo, base de la sabiduría, permite descubrir  a cada uno sus fortalezas y debilidades.

Toda persona debe aportar lo mejor de sí en beneficio de los demás. Si cada uno da lo máximo que puede aportar, se crea abundancia para todos. Es cuestión de dejar el egoísmo y pensar en forma altruista pero bien fundamentada. El error muy común consiste en dar esperando recibir. Esa forma de actuar genera grandes frustraciones porque la ingratitud es muy común en la naturaleza humana.

Es importante hacer del dar una costumbre diaria aprovechando toda oportunidad que se presente empezando por lo elemental como un saludo cariñoso, una atención espontánea, una sonrisa sincera; un abrazo fraternal, un beso cariñoso y continuando con lo material, sin contarle a nadie y sin enrostrarle a quien recibe, sino inspiradas en esa máxima de la Biblia: "que tu mano izquierda no se dé cuenta de lo que hace tu derecha".

En un tercer orden no alcanzan a actuar sino las personas que han logrado un cierto grado de desarrollo que les permite perdonar, dar consejos, enseñar, amar, gobernar y en general todo lo que implique LIDERAZGO, entendiendo como tal, la capacidad de servicio.

Los padres recuerdan con inmensa satisfacción la gran alegría que se siente cuando le dan todo al niño sin esperar absolutamente nada de él; son esos lindos años de la infancia cuando la relación padre - hijo es muy perfecta especialmente cuando el superior ejerce una paternidad responsable.

La espontaneidad del niño para dar amor, proporcionar cariño y alegría son prácticamente indescriptibles. Es la gran felicidad que siente cada uno dando lo mejor de sí, relación que es mucho más perfecta entre la madre y el hijo.

Como dice esa hermosa oración de Francisco de Asís: dando, recibo. Esto se puede comprobar, simplemente enseñando para ver lo mucho que se aprende.

D. UNIFICACIÓN: todo el universo es energía que se manifiesta bajo distintas formas y que se transforma sin destruirse jamás.

El ser humano es un circuito de energía cuyo potencial depende de cada persona en particular y cuya capacidad se puede incrementar con base en técnicas que se explican más adelante. Esa energía afecta y altera todo lo que entra en contacto con la persona, como el medio ambiente, los objetos, los animales y los demás. Sin saber cómo ni por qué  existe una intercomunicación con todos los seres de la naturaleza.

Partiendo de una Energía Cósmica, origen de todo el universo brotamos todos los seres humanos. La conciencia (alma en potencia) se desarrolla cuando se forma un cuerpo por la fecundación y desde el mismo claustro materno empieza a desarrollarse  la mente, alimentándose a través de los sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto).

Los sentidos son malos censores, y son muy limitados en los seres humanos en comparación con los animales; ofrecen información muy limitada. Así, la mente crea juicios de valores constituyendo la moral, que es cambiante dependiendo de la conveniencia particular. Por eso se explica, por ejemplo, que aunque  matar sea un crimen repugnante, las sociedades condecoran a los grandes generales por sus proezas en la guerra.

Los juicios de valores  generan pre-conceptos de los cuales brota el pensamiento, el cual constituye una manifestación consciente.

El pensamiento regula los sentimientos. Estos pueden ser agradables, desagradables o neutros y de acuerdo con ellos se actúa; la forma cómo se actúa  constituye  la VIDA.

En resumen, los seres humanos vivimos de acuerdo con las circunstancias que nos rodean o mejor dicho, los campos energéticos que tenemos a nuestro alrededor. Por eso es tan importante el desarrollo del ser humano en los primeros años de vida incluyendo, desde luego los días en el vientre de su madre porque marcan el entorno para que los censores (sentidos) informen a su mente.

En estudios de regresión se ha demostrado como la inmensa mayoría de antisociales son fruto de actos de placer sin la esencial cuota de AMOR para que la vida florezca en todo su esplendor.

De ahí que para llegar una sociedad equilibrada, el punto de partida es la paternidad responsable, para que los niños reciban buena alimentación, amor, educación y en general, todos los elementos físicos y espirituales para un desarrollo equilibrado.

Las empresas deben crear ambientes agradables en los sitios de trabajo y ante todo, seleccionar gente positiva y tratar de acrecentar su positivismo mediante las diferentes prácticas a su alcance para que esa interrelación positiva se irradie y contribuya al fluir a que nos referimos antes. Si logramos cambiar la manera de pensar, cambiaremos la manera de sentir y todo se vuelve positivo.

E. PERDÓN: son tantas las limitaciones de los sentidos para alimentar la mente que se crean juicios de valores equivocados que hacen que muchas ocasiones  se prejuzgue y se genere odio, ira, rabia y demás reacciones negativas.

"Como es negro, protestante, futbolista, político, artista, etc., es malo". Esos pre-conceptos cierran la mente para todo lo desconocido, lo nuevo, lo distinto y en consecuencia limita mucho la actitud mental.

Más grave aún cuando se arrastran resentimientos personales: soy bruto, pobre, narigón, tuerto, cojo, etc., que puedan causar limitaciones para desarrollar el amor a sí mismo, base para amar a los demás y acercarse a Dios.  Para amar es necesario perdonar y para perdonar hay que olvidar.

El perdón abre las puertas al amor e implica olvido. Se Tiene que empezar por olvidar los sentimientos negativos que se  traen del vientre materno, continuar con los de la infancia y proseguir con los más recientes. A veces cuesta mucho trabajo por circunstancias muy difíciles y complejas que no constituyen el tema de esta ocasión.

Si la situación es inmodificable por los  propios medios, lo mejor es asistir a un psicoanalista profesional para que a través de un proceso de regresión ayude a liberar ese lastre que tanto perjuicio puede causar.

Perdonándose  a sí mismo, se ubica en la vía del amor propio, base de la autoestima tan recomendable  para vivir feliz y proyectarse a los demás. A medida que  se va superando esa etapa de rencores personales, se aprende a entender los problemas de los otros y se hace más fácil perdonar.

El común de la gente por falta de consciencia, clave para vivir feliz, actúa como dice Alberto Ángel Botero, "con un piloto automático conectado”. Entonces actuando así, se pasa por encima de las cosas sin darse cuenta; se vive cargando rencores y como loros decimos en el padre nuestro: "perdonamos nuestras ofensas como nosotros perdonamos a las que nos ofenden".

Y somos felices rumiando la ofensa que nos hicieron y la contamos con toda la exageración del caso buscando conseguir partidarios que también odien al supuesto malvado y somos capaces de "meternos" en el otro y descifrar lo que él estaba pensando y cuáles eran sus intenciones etc.

Como al fin y al cabo tenemos que interactuar con tantas y tan diferentes personas, muchas de ellas con poca calidad personal, estamos muy expuestos a recibir ofensas personales en algunos casos y escuchadas de otras a quienes les interesa que tomemos partido a favor del supuestamente ofendido.

Con el tiempo y sin darnos cuenta nos vamos llenando de odios y rencores como quien lleva un costal a cuestas. ¡Qué error tan grave!; que forma de llenar la mente de pensamientos negativos que tanta capacidad quitan de acuerdo con lo explicado en el principio de unificación que implica la interacción de mentes.

Mientras más nos liberamos de rencores más cerca estaremos de Dios, el SER superior que nos perdona a todos; que envió a su hijo, JESUCRISTO a perdonar los pecados.

Existe una fórmula milagrosa para aprender a perdonar: programar el cerebro para que se acuerde únicamente de lo bueno y cultivar esa disciplina repitiendo conscientemente las palabras de Francisco de Asís:

 

"Señor: Hazme un instrumento de paz
Que donde haya odio, siembre yo amor
Donde haya injuria, perdón
Donde haya desesperación, esperanza
Donde hay sombra, luz
Donde haya tristeza, alegría
Oh! Divino maestro!
Concédeme
Que no busque ser consolado, sino consolar
Que no busque ser comprendido, sino comprender
Que no busque ser amado, sino amar
Por qué dando recibo
Perdonando es como tú perdonas
y muriendo en ti.
Nazco para la vida eterna".

 

F. TOMAR DECISIONES: inherente a vivir es la toma de decisiones. Cada cual decide si es una persona de bien o un maleante, si es un buen o mal hijo, si estudia o no; si trabaja o vaga. En fin, estos son apenas unos ejemplos del tipo de decisiones que habitualmente se deben tomar. Lo importante es que toda elección se oriente a la búsqueda de la paz interior. Quien actúa con esa directriz difícilmente toma decisiones de las que tenga que arrepentirse y siempre mantiene  lo que comúnmente se  llama tranquilidad de conciencia, pues  no busca hacerse mal o hacerlo a la naturaleza o a sus semejantes, cualquiera que sea el campo en el cual esté actuando.

Una persona que quiere mejorar su calidad de vida, una decisión que implica una gran cantidad de cambios en sus hábitos, costumbres y formas de comportamientos, lo que exige mucho sacrificio, no va a cambiar de la noche a la mañana; un fenómeno de este tipo implica mucha constancia para ir mejorando cada día, pero al final será tan feliz que difícilmente caerá el esquema antiguo.

G. VIVIR EL MOMENTO: de alguna forma tiene que ver con el perdón, para dejar a un lado los rastros del pasado perdonándonos a nosotros mismos y a todos los que nos ofendieron. Todo lo que pasó es historia y la mejor forma de hacerla es viviendo cada momento intensamente, cualquiera que sea la actividad que hagamos; hacer todo con consciencia.

El ser humano no es capaz de hacer sino una cosa en un instante; debe dedicarse a ella con toda su capacidad vital. Es común estar en una película, pensando en otra; comer pensando en algún disgusto, o en lo bueno que estaba el almuerzo de ayer; esta manera de actuar constituye un impedimento para ser feliz. Cuando uno va a la cama debe olvidarse de todo y poner la mente en blanco; el sueño viene solo como resultante de ese acto. Personas bien equilibradas no necesita otro somnífero; quien trabaja debe dedicarse por completo en lo que está haciendo. Otro error muy común es vivir pensando en lo que va a pasar y peor aún, casi siempre con enfoque negativo de donde resultan las preocupaciones que bastante mal hacen. Quien vive el momento está lejos de caer en este error y con seguridad aprende a enfrentar serenamente situaciones a medida que se van presentando.

 

En la medida que hagamos de estos principios una norma de vida nos aproximaremos más y más a la tan anhelada y esquiva felicidad.


______________________________________
1. Para el resto del tiempo nos ocuparemos más adelante.
2. Los conocí en una conferencia de la Dra. Rosa Argentina Rivas en una convención nacional del método Silva bajo la dirección de la Dra. Laura Pinto. Que par de sabias! aquí los analizó bajo mi enfoque personal.
3. Sobre este tema existe amplia bibliografía de tipo médico.

 

 

Anuncios