Login

INICIO

BÁSICAS

INTERMEDIAS

AVANZADAS

ESTRATÉGICAS

LIBRO 5

CONTACTO

4. Oración: Señor ayúdame

Capítulo 4

ORACIÓN: SEÑOR AYÚDAME

 

por José Saúl Velásquez Restrepo

A vivir éste día concentrado en cada actividad que realice, para que al final de la jornada, me pueda arrullar recordando exactamente lo vivido, como quien ve una película en calidad de observador, sin calificar ningún evento en particular.

Así, tendré una noche de profundo descanso para levantarme temprano con mucha energía positiva y ganas de vivir, contemplando el amanecer, agradeciéndote por la maravillosa noche y el nuevo día; pidiéndote que sea de mucho crecimiento como persona con objetivos claramente priorizados.

A vivir el aquí y el ahora; tener consciencia plena de mi alimentación y dominio total sobre todos los vicios para manejarlos y no dejarme esclavizar por ninguno de ellos.

Aprender a pensar positivamente, aceptando los hechos como se presenten y reaccionando inteligentemente, sin juzgar a nadie y aceptando lo que no puedo cambiar.

Rechazar todo lo negativo, independientemente de dónde venga; los apegos, las malas compañías y rutinas; cultivar mi capacidad de asombro y creatividad orientándolos al servicio.

Ayudar a todas las personas a quienes tenga la oportunidad de hacerlo, sin esperar nada a cambio, para compartir lo que de VOS recibo, manteniendo despejado el horizonte, sin acumulaciones tentadoras para los malhechores y enemigos potenciales.

Cultivar mi espíritu con conocimientos útiles para que pueda enseñar a quien quiera; así contribuyo para que todos seamos personas con mejor calidad de vida.

Vivir cada jornada con directrices orientadas al perfeccionamiento para lograr mi paz interior; vivir plenamente y aceptar serenamente una buena muerte cuando VOS dispongas para presentarme al juicio final y participar de tu gloria eterna.

Saúl: acabo, primero, de ver tu oración; y después, de rezarla. Conservo gratitud con vos, entre otras cosas, por lo mucho que me has enseñado. Este es un ejemplo más en ese sentido. Me pareció profunda, seria, práctica, adulta, inspiradora y transmisora de paz interior. Gracias de nuevo. Mientras oraba, también te incluí a vos y a toda la gente que querés y te quiere. Que lo que pedís y agradecés en ella se obre plenamente en ustedes, en los míos y en toda la humanidad. 

Alfonso: muchísima gracias; cuando tengo la fortuna de dialogar con vos, aprendo mucho, y 

Me siento con: 
la fuerza de un toro de lidia
la habilidad de un pajarito
la calma de un maestro
el entusiasmo de un principiante 
el deseo de un niño 
la serenidad de un veterano

reflexionando con las frases  del filósofo aleman, Emmanuel Kant aprendo  que la felicidad se relaciona con nuestros actos y emociones y por tanto es un estado que depende de cada quien en la medida que maneje su mente utilizando la razón, complementado la teoría con la experiencia, pensando mucho y aprovechando  las grandes enseñanzas de los maestros, leyendo con atención y reflexión en la búsqueda de respuesta a tres preguntas: "¿Qué puedo saber? ¿Qué debo hacer? ¿Qué puedo esperar?" 

Vivir bien activos, concentrados en lo que hacemos nos ayuda a ser felices. La percepción encasilla mucho a los humanos porque nuestros sentidos son muy limitados, en comparación con los animales; el espacio y el tiempo nos imponen un marco para apreciar la realidad, base para orientar nuestras acciones en la búsqueda de la felicidad. Necesitamos mucha claridad mental, fundamentada en la iluminación para buscar el mejor camino en este propósito.  







Copyright © 2020
Josavere