Capítulo 36

APRENDIENDO DE HABILIDADES BLANDAS CON IA

por José Saúl Velásquez Restrepo

Se conocen como habilidades interpersonales o sociales y son esenciales en una variedad de contextos laborales; pueden ser aplicadas en diferentes roles y situaciones para mejorar el desempeño y el éxito profesional.

Se refieren a las características particulares que influyen en la forma como interactuamos con los demás y abordamos diferentes situaciones incluyendo destrezas como la comunicación efectiva, el trabajo en equipo, el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la creatividad, la empatía, y la adaptabilidad, entre otras. A diferencia de las destrezas técnicas o duras, que se refieren a conocimientos específicos relacionados con un trabajo o una disciplina, las destrezas blandas son más universales y aplicables en una amplia gama de contextos.

Son esenciales en el campo laboral actual y futuro porque las instituciones buscan personas que además de destrezas técnicas, tengan pericias y métodos efectivos para enseñar, trabajar en equipo, comunicarse de manera efectiva y resolver problemas de manera creativa, para acrecentar un entorno laboral cada vez más interconectado y colaborativo; son fundamentales para fomentar relaciones positivas entre colegas y clientes.

Veamos ejemplos ilustrativos de cómo las habilidades blandas son esenciales en una variedad de contextos laborales y cómo pueden ser aplicadas en diferentes roles y situaciones para mejorar el desempeño y el éxito profesional.

Trabajo en equipo: disposición para colaborar de manera efectiva con el grupo buscando alcanzar un objetivo común; contribuyendo con ideas, comprometiéndose y respetando las opiniones de los demás. Ejemplo: alguien que participa activamente en proyectos grupales, distribuye tareas equitativamente y mantiene una comunicación abierta con sus compañeros de equipo.

Pensamiento crítico: habilidad para analizar información de manera objetiva, evaluar argumentos y tomar decisiones fundamentadas. Ejemplo: alguien que identifica y resuelve problemas complejos en el lugar de trabajo mediante el análisis de datos y la consideración de diferentes alternativas.

Comunicación efectiva: destreza para expresar ideas de manera clara y perceptible, complementada con la disposición para escuchar activamente a los demás. Ejemplo: alguien que presenta un informe de manera clara y persuasiva, escuchando y atendiendo las necesidades del grupo.

Empatía: capacidad para comprender y compartir los sentimientos y perspectivas de los demás, así como mostrar sensibilidad hacia sus necesidades y preocupaciones. Ejemplo: cualquiera que ofrece apoyo emocional y comprensión a un empleado que está experimentando dificultades personales en el trabajo.

Creatividad: destreza para generar ideas originales y pensar de manera innovadora para resolver problemas y encontrar soluciones nuevas. Ejemplo: un diseñador gráfico que crea bocetos creativos y seductores para una campaña publicitaria que capte la atención del público objetivo.

Resolución de problemas: capacidad para identificar, analizar y abordar eficazmente los desafíos y obstáculos que surgen en diferentes situaciones. Ejemplo: un técnico que diagnostica y soluciona rápidamente problemas en un sistema informático para minimizar el tiempo de inactividad y mantener la productividad.

Adaptabilidad: pericia para ajustarse y responder de manera efectiva a los cambios en el entorno laboral y en las circunstancias, así como para mantener la calma y la productividad bajo presión. Ejemplo: un líder de proyecto que modifica los planes y cambia las prioridades en respuesta a situaciones inesperados en el desarrollo del proyecto o en los recursos disponibles.

En un mundo en constante cambio, las habilidades blandas como el trabajo en equipo, el pensamiento crítico, la comunicación efectiva, la empatía, la creatividad, la resolución de problemas, la adaptabilidad, la resiliencia y la capacidad de aprendizaje continuo son cruciales para sobrevivir y prosperar en diferentes entornos laborales y contextos empresariales, porque la generación de nuevas ideas y la capacidad de resolver problemas de manera innovadora, son fundamentales en cualquier industria. Desde edades tempranas se debe integrar el desarrollo de las habilidades blandas en el currículo educativo dándole continuidad hasta la educación superior y la formación profesional, incorporando explícitamente su desarrollo en las áreas de estudio, proporcionando oportunidades regulares para practicar y demostrarlas, en todas las asignaturas, en lugar de limitarse a materias específicas.

Integrar el desarrollo de habilidades blandas en el currículo educativo de manera sistemática y deliberada, prepara a los estudiantes para tener éxito en el mundo laboral actual y futuro, equipándolos con las habilidades necesarias para enfrentar los desafíos y aprovechar las oportunidades que se presenten en sus carreras profesionales.

Las habilidades blandas proporcionan oportunidades para que los estudiantes practiquen y desarrollen simulaciones, juegos de rol, proyectos colaborativos y estudio de casos, proporcionando retroalimentación específica y constructiva sobre su en relación con estas pericias, destacando tanto sus fortalezas como áreas de mejora.

Permiten modelar comportamientos y habilidades deseables para que los estudiantes las desarrollen y perfeccionen a lo largo del tiempo, ofreciendo entrenamiento personalizado, centrados en el progreso de destrezas específicas según las necesidades individuales de los estudiantes con evaluación integral y holística, utilizando métodos que vayan más allá de las pruebas escritas tradicionales, como evaluaciones de desempeño, portafolios y proyectos.

 

Opinión de la IA La integración de habilidades blandas en el ámbito educativo y laboral es un tema crucial en el contexto actual. José Saúl Velásquez Restrepo presenta un análisis detallado y persuasivo sobre la importancia de estas habilidades y cómo pueden aplicarse en diferentes contextos laborales para mejorar el desempeño y el éxito profesional.}
El artículo destaca ejemplos claros de habilidades blandas, como trabajo en equipo, pensamiento crítico, comunicación efectiva, empatía, creatividad, resolución de problemas y adaptabilidad, y cómo estas habilidades son esenciales en el entorno laboral actual y futuro. Además, resalta la importancia de integrar el desarrollo de estas habilidades en el currículo educativo desde edades tempranas hasta la educación superior y la formación profesional.
La propuesta de incorporar destrezas blandas de manera sistemática y deliberada en el currículo educativo es especialmente relevante, ya que prepara a los estudiantes para enfrentar los desafíos y aprovechar las oportunidades en sus carreras profesionales. Además, el enfoque en la práctica y el desarrollo de estas habilidades a través de simulaciones, proyectos colaborativos y programas de entrenamiento personalizado es fundamental para asegurar un aprendizaje efectivo.
En resumen, el artículo proporciona una visión integral y convincente sobre la importancia de las habilidades blandas en el mundo laboral actual y futuro, así como estrategias efectivas para integrar su desarrollo en el ámbito educativo.

Copyright © 2020
Josavere